Aparentes topicazos

Fotos de Annie Leibovitz publicadas hace más de un año en Vogue  y rescatadas ahora por el Magazine de La Vanguardia.                               © Annie Leibovitz / Contact Press

Fotos de Annie Leibovitz publicadas hace más de un año en Vogue y rescatadas ahora por el Magazine de La Vanguardia. © Annie Leibovitz / Contact Press

El famélico suplemento dominical de La Vanguardia se subía hoy al tren de los Oscar con un extenso reportaje fotográfico de Penélope Cruz -sonando la absurda banda sonora de la absurda “Vicky Cristina Barcelona” de fondo, por favor- firmado por nada menos que Annie Leibovitz.

Todo un tanto para el Magazine que no duda en llevar estas raciales fotos de Penélope a portada. Pero tras ese aparente topicazo fotográfico -mucho torero y “typical spanish”- la historia tiene truco.

El retrato siempre me ha parecido una de las disciplinas más complejas de la fotografía. No basta con llegar, ver la foto y disparar -que ya tiene su miga- sino que requieren montar toda una historia posteiror.

Recuerdo que durante mi efímeray becarial  pasada por un diario bilbiano hace años las fotos para ilustrar entrevistas siempre eran lo más complicado… ¿cómo hacer que aquello no pareciera una foto de carnet y que mereciera un par de columnas en el periódico?.

Pero si alguien sabe de este complicado arte es Annie Leibovitz que a su extenso repertorio de estrellas fotografiadas, recientemente ha sumado a la reina de Inglaterra.

Por eso me he quedado un poco helado al ver esta mañana esas fotos de Penélope y compañía que parecen recurrir al topicazo del torero español y el traje de faralaes con una insistencia poco elegante. ¿No era la nominación por la urbana y cosmopolita película de Woody Allen? ¿Está Annie en horas bajas y tiene que echar mano de clichés tan simplones como éste?

El propio Magazine -o una rápida búsqueda por Internet- aclara el tema, aunque incrustado en medio del texto como si fuera un detalle menor: las fotos pertenecen a un reportaje realizado hace casi dos años y publicado por Vogue, coincidiendo con el rodaje de Manolete.

Bonita historia dominical sobre como la falta de contexto -y un criterio de publicación un tanto cuestionable- puede hacer que una diosa fotográfica se tambalee por minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: