¿A quién le importan las prestaciones?

iPhone-3G-SEs uno de los tics más extendidos entre quienes nos dedicamos a estos de probar y escribir sobre cacharros día sí y día también. Nos colocamos delante de la hoja de especificaciones con el bisturí en la mano y vamos cortando, investigando y revisando con lupa cada detalle, sacando conclusiones y reverenciando ese cuadro de datos sagrados.

Normalmente lo que ocurre a continuación es que el mercado, las ventas y los usuarios se encargan de llevar la contraria a lo que, a todas luces y sobre el papel, parecía evidente.

Y es aquí donde se produce el gran fallo. En lugar de aplicar ese santo remedio de la contextualización del producto en su mercado, su rango de precios y sus usuarios, muchas veces se opta por tildar la actitud del consumidor como, simplemente, inexplicable.

Y lo peor de todo es que es una enfermedad que se contagia a quienes pasan muchas horas en contacto con este tipo de textos, pruebas u opiniones situadas en su propia galaxia, a muchas kilómetros por encima del mundo real.

Sin ir más lejos el otro día publicábamos en QUESABESDE.COM una comparativa de dos objetivos todoterreno de Tamron y Sigma y faltó tiempo para que algunos se lanzaran a la yugular de los fallos de estas ópticas. Algo que podría ser comprensible -no son baratas- pero no justo en su correspondiente contexto: este tipo de objetivos se basan, precisamente, en ofrecer la polivalencia de un rango de focales muy extenso a cambio de sacrificar algo de calidad.

Toda esta perogrullada viene a cuento de la presentación de la nueva versión del iPhone 3G S que, entre otras cosas, incorpora una nueva cámara de 3 megapíxeles y -¡atención!- permite grabar vídeo.

El debate está servido, porque no han faltado quienes se sienten poco menos que estafados al ver que se vende como novedad especificaciones hace ya tiempo que caducaron. Los 5, 8 o incluso 12 megapíxeles están ya a la orden del día y, de hecho, el reciente Samsung Pixon 12 -horrible nombre, pero con angular de 28 milímetros- situa el listón fotográfico de los terminales móviles muy alto.

Lo que ocurre es que como hace ya años que viene demostrando el iPhone, las especificaciones y las guerras de cifras parece que sólo nos importan a los periodistas que nos dedicamos a esto. Buena prueba de ello es que el iPhone y su limitadísima cámara fotográfica es, con diferencia, el teléfono más usado para hacer fotos entre los usuarios de Flickr.

Claro que no es el mejor, pero parece cada vez más evidente que eso, a la inmensa mayoría de los mortales, le importa lo mismo que la densidad de fotodiodos en un sensor Foveon X3. Por ejemplo.

Anuncios

One Response to ¿A quién le importan las prestaciones?

  1. saipan dice:

    Las cámaras digitales y sus aledaños (móviles, etc.) han creado un tipo de mercado fotográfico delirante en el que todo importa salvo la fotografía o la imagen final.
    Soy un entusiasta usuario de la Sigma DP1 y creo que esta cámara fotográfica, con todas sus limitaciones, devuelve el placer de la fotografía. Cuando haces una foto tienes que construirla en la cabeza y solamente cuando llegues al cuarto oscuro descubrirás si te has equivocado o no.
    Esto es un juego, pero si el juego es complicado proporciona más placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: