El Síndrome de Estocolmo tecnológico

Nada mejor para llamar la atención en este sector que darle un poco de caña al iPhone. Éxito o, al menos, polémica y cierta repercusión asegurada.

Conscientes de ello la consultora Strand Consult se ha sacado de la manga una especie de estudio-profunda reflexión en la que analizan las limitaciones de este teléfono, las justificaciones que sus leales usuarios utilizan para defenderlo y, a partir de ahí, se preguntan si  todo esto no debería ser estudiado por los psicólogos como una especie de Síndrome de Estocolomo en versión tecnológica.

Es caro, no es perfecto, obliga a pasar por el aro de Apple y de la operadora de turno y aún así tiene más fans que los Jonas Brothers esos en Tuenti. Resumiendo que Apple os tiene secuestrados y encima os va el rollo, vienen a decir estos contumaces investigadores.

Aunque yo me cuento entre la legión de defensores de todo lo que lleve una manzanita, hay que reconocer que los argumentos escrigimidos por los chicos de la consultora son bastante ciertos.

¿En realidad quién necesita una batería intercambiable, un sistema de aplicaciones abierto, una cámara de fotos en condiciones, una ranura para tarjetas de memoria…?, esgrimen sus usuarios -y sus defensres no usuarios, que aún somos más tristes- cuando alguien osa atacar su gadget predilecto apuntando ahí donde duele.

Pero el iPhone no es un caso aislado. Tal vez sea el ejemplo más conocido de este síndrome, pero no el único. De hecho, ni siquiera tenemos que alejarnos del escaparate de cámaras para encontrar síntomas idénticos a los aquí descritos.

¿Para qué hace falta un estabilizador?; en realidad la pantalla móvil es una tontería; aunque haya ruido a 800 ISO yo nunca paso de ese nivel; ¿quién demonios necesita tantos puntos de enfoque si al final siempre se usa el central?…

Seguro que alguna vez han escuchado o han abanderado alguno de estos argumentos. Pues ya saben, según Strand Consult son ustedes víctimas de un Síndrome de Estocolmo como para hacérselo mirar.

Anuncios

2 Responses to El Síndrome de Estocolmo tecnológico

  1. ¿Dónde tienen las oficinas los tios estos que critican a nuestro querido Steve Jobs? Como me entere voy y les explico cuatro cosas… si es que… la manzana que no la toquen. 🙂

  2. Eugenio dice:

    Digo igual: no toquen la manzanita… pero por razones diferentes: está podrida y llena de gusanos. Si les narrara mi mala experiencia con un Iphone 3G que compré, el comentario resultaría de lo más extenso y no quiero aburrir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: