Foveon X3: teoría y práctica

Tenemos la solución, ahora sólo falta encontrar el problema. Este conocido dicho nos viene que ni pintado para abordar ciertas cuestiones del mundo fotográfico que cada cierto tiempo se ponen sobre la mesa. Ideas tan ingeniosas o evidentes que uno sólo puede preguntarse cómo demonios hemos sobrevivido hasta ahora sin ellas.

No hace falta rebuscar mucho para dar con buenos ejemplos. Hace poco Hasselblad presentaba un sistema de enfoque (True Focus) que, al menos sobre el papel, resolvía un problema con el que parece que todos los fotógrafos han convivido sin quejarse demasiado. ¿O es que hasta ahora todas las imágenes salían fuera de foco?.

Lo mismo pasa con los sensores retroiluminados, tan de moda últimamente. La teoría (poner encima la parte sensible y debajo la circuitería) no sólo pinta bien, sino que parece increible que nadie hubiera pensado antes en ello. Los resultados reales ya son otro tema.

Pero, sin duda, el mejor ejemplo de esta ecuación a dos bandas entre “teoría-práctica” y “soluciones-problemas reales” llega de la mano de Sigma y sus sensores Foveon X3, que han vuelto a saltar a los titulares con las nuevas SD15, DP1x y DP2s.

Su implantación en el mercado es poco más que anecdótica pese a que con los datos y gráficos sobre la mesa parece inexplicable que sólo Sigma haya apostado por una tecnología teorícamente superior a todo lo demás.

Por no entrar ahora en demasiados detalles, digamos que el 99% de los sensores que emplean las cámaras digitales resuelven sus carencias cromáticas mediante un filtro Bayer RGB. De esta forma, en realidad, cada fotodiodo recoge sólo información real de uno de los tres colores y se inventa los otros dos a partir de los datos de sus vecinos.

La propuesta de Foveon emula a la película química en color, superponiendo tres capas de fotodiodos, cada una de ellas sensibles a uno de los tres colores. El resultado es que aquí sí hay información real de los tres canales y, por tanto, no hace falta inventarse nada..

Como bien dicen sus defensores -que haberlos haylos- la teoría es impecable y supera con claridad a la propuesta del señor Bayer.

¿Cúal es entonces el problema? Pues ni más ni menos que fuera del laboratorio, en el mundo real, las ventajas prácticas que aportan las cámaras con sensor Foveon X3 son apenas perceptibles en la inmensa mayoría de situaciones, mientras que sus limitaciones en otros campos resultan mucho más evidentes.

Hay muchas explicaciones para este curioso caso. En la parte técnica, los sensores Foveon son más limitados en resolución y sensibilidad que los captores tradicionales. Pero sería sólo cuestión de tiempo, inversión e investigación dar con una solución que mejorase su rendimiento en este apartado.

En realidad, el principal problema de la tecnología Foveon es que su único valedor es una compañía con escaso poder en el escaparate de cámaras. ¿Acaso alguien duda de que si este tipo de sensores hubiera caido en manos de Canon o Sony -por citar un par de fabricantes de sensores suficentemente potentes- ahora misma su situación sería bien distinta?.

La teoría, insisto, es muy buena. Las Sigma DP son unas compactas muy interesantes y valientes. Incluso cada cierto tiempo renacen rumores sobre el uso de captores Foveon por parte de otras compañías.

Pero no parece que la práctica ni el día a día del mercado -que puede ser de todo, menos justo- esté por la labor de ser clemente con estos sensores de tres capas. Ahora mismo su supervivencia depende, básicamente, de que alguien en Sigma siga encaprichado con este proyecto que, a todas luces, muy rentable no puede ser.

No se trata de ser agorero o de escribir epitafios por adelantado. Pero tras varias generaciones de cámaras Sigma que han pasado sin mayor pena ni gloria y sin muchas probabilidades de que alguna otra comañía decida a estas alturas dar un volantazo para atajar por el camino que propone Foveon, mucho me temo que la paciencia o el dinero pueden estar a punto de acabarse.

Anuncios

4 Responses to Foveon X3: teoría y práctica

  1. Ninete dice:

    Sin ser un experto ni mucho menos sobre tecnologías de sensores, se me ocurre alguna razón sobre el sensor FoveonX3 que podría tener que ver con su escaso éxito.

    Que sea de una compañía pequeña no creo que sea la razón, en campos como la informática vemos cómo grandes empresas las engullen porque tienen ideas mejores y así de paso luchan contra la competencia.

    Que el tamaño del sensor tenga un factor de multiplicación con las lentes más habituales de 1,7 , reduce las posibilidades de venta de cámaras réflex, los objetivos angulares dejan de serlo y se convierten en normales falsos, ya que la construcción interna del sistema óptico es distinta y los resultados difieren; las demás distancias focales también sufren variaciones aunque menos perceptibles.

    Si alguna de las primeras marcas hubiera adoptado esta tecnología se habrían vendido más unidades del sensor, pero sospecho que algún problema debe existir si se construyeran tamaños más grandes del sensor X3 y se usaran junto a ópticas estándar de paso universal o para APS-C.

    Además de la dificultad de conseguir calidad de imagen aumentando la sensibilidad, también podría haber un problema con la incidencia de la luz sobre el sensor produciendo aberraciones cromáticas y oscurecimiento en las esquinas, desconozco el tamaño del pixel pero debe de ser bastante generoso.
    Hay que recordar que en los formatos APS-C y con lo que supone el recorte de imagen, pocos objetivos no producen estas aberraciones y no digamos ya en las cámaras de formato 24×36 mm.

    El hecho de que en la construcción de los sensores, siendo de una capa, contengan celdas ya implica que la luz deba impactar sobre estos de forma perpendicular ; en los de Foveon, teniendo tres capas, seguramente dificulta más el paso de la luz. Por eso creo que el tamaño fabricado del sensor es algo más pequeño que otros APS-C para aprovechar la parte central de las ópticas que es donde más perpendicularidad de la luz hay y así minimizar las aberraciones.

    Las Sigma DP son cámaras con lentes adaptadas para su sensor, que seguramente tengan más éxito ahora con la llegada de la moda de compactas de calidad. Esto mismo lo ha hecho hace poco Ricoh con un sistema “diferente”, el GXR, Leica con X1 .

    Y por último, es extraño que compañías como, Phase One, Leaf, Kodak, Dalsa, Fujifilm, etc… no hayan ofrecido algún producto que no necesite interpolar la imagen con un sólo disparo de obturador, quizás se estén reservando algo.
    La tecnología del Foveon X3 hubiera sido muy bien aceptada en estudios con cámaras de formato medio donde se busca la máxima calidad y se usan equipos de iluminación sin importar demasiado las sensibilidades del sensor.

  2. ElTroll dice:

    Todo lo que dice ninete tiene bastante sentido, aunque la diferencia entre el 1.6x de las canon al 1.7 del foveon no es como para decir que pierdes una barbaridad de angular, pero no explica porque sigma no fabrica reflex con montura 4/3, donde el foveon en teoria iria de maravilla. Pero tambien hay que entender como funcionan los foveon, su resolucion real es de poco mas de 4MP, pero como en las camaras de video con 3 sensores, al juntarlos se generan fotos de mucha mas resolucion, pero esta claro que la tecnologia foveon esta poco avanzada y que ahora mismo lo que mas vende es la sensibilidad y es lo que peor lleva.

  3. […] Como dirían los ingenieros de Sigma… eso no pasaría con un satélite con cámaras FoveonX3. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: