Obreros y artistas de la fotografía

Aunque el título parece sacado de un volumen de densa teoría económica marxista, en realidad es una interesante reflexión de Alfons Rodríguez en un artículode Nuria Gras publicado hace unos días en QUESABESDE.COM dentro de la serie “Con-texto fotográfico”.

Siempre me ha parecido curiosa esa obsesión de algunos fotógrafos por dedicar muchos párrafos a explicar una imagen. Para contarnos todas las sesudas reflexiones que se esconden tras una instantánea aparentemente anodina o casualmente genial. Para explicarnos la grandeza real de una imagen a los paletos que no buceamos más allá.

Casi tanto como la de esos expertos capaces de desmenuzar una imagen, una película o un verso para encontrar cosas que seguramente el autor no puso allí. Con ello quería simbolizar la soledad del individuo ante el cosmos que crece de forma imparable y tal…

Supongo que por eso no pude dejar de asentir con la cabeza al leer lo que decía Alfons refiriéndose a su ya casi famosa foto del perro y la caja azul: “Todo fue casual. El encuadre también. Esto es lo que nos pasa a menudo a los fotógrafos, que dotamos de sentido a una fotografía después de haberla tomado, no antes.”

Famosa porque esa instantánea ha servido de inspiración para crear un interesante punto de encuentro y reflexión fotográfica bautizado, lógicamente, como “La caja azul“.

Un lugar de encuentro y reflexión fotográfica por el que merece la pena darse un paseo. Entra tanta tontería y tanto ego, siempre viene bien un poco de sentido común como el que detilan los comentarios de Alfons en torno a su trabajo: “Yo no soy un artista: soy un obrero de la fotografía que intenta dotar de una cierta estética a sus imágenes, porque las fotografías tienen que ser competitivas en el mercado”.

Anuncios

One Response to Obreros y artistas de la fotografía

  1. Miguel A. Rojas dice:

    Hola.

    He leído el artículo en QSD y la reflexión que en él se hace.
    Si bien veo ciertamente innecesaria y rimbombante la opinión y desguace de muchas obras, del tipo que sean, por parte de los sabidos en los miles de temas de esto del arte, también creo que, en ocasiones e independientemente de la casualidad del momento fotográfico, la imagen cuenta más que lo que la fortuna nos dejó atrapar.

    Me ha pasado así en trabajos (casi siempre personales). Cuando he hecho alguna serie sobre un tema en concreto he llegado a encontrar esa imagen que resume y presume de todo lo que el proyecto quería ofrecer y es susceptible de ese párrafo cuasi metafísico que comentas, aunque siendo fiel a la realidad y dando la razón a Alfons Rodríguez, esa descripción venga una vez acabada la foto.

    Por eso estoy de acuerdo con lo que tanto en el artículo de QSD como en el tuyo se exponen pero matizando que, a veces, esas charlas trascendentes salen (a priori o a posteriori) y se hacen inevitables y necesarias para el autor a la hora de presentar su obra.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: