Algo diferente

Quienes tengan cierto interés por el mundo de los coches -y no me refiero a los niñatos con el Seat León tuneado- seguro que conocen Top Gear. Es un veterano programa de la BBC con mucho cochazo, enormes dosis de humor inglés y una producción -y presupuesto, supongo- que hace que cualquier parecido con el 99% de programas patrios sea impensable.

Vamos, que no hace falta considerar que un Aston Martin es una pieza de arte -que lo es, maldita sea- para aficionarse a las aventuras de Jeremy Clarkson y compañía.

Aunque normalmente son los coches de gama alta los protagonistas, uno de los reportajes más divertidos que recuerdo es el dedicado al Peel P50, que presume de ser el coche más pequeño del mundo.

Comenta Clarkson mientras se pasea por la oficina con el coche o sube en el ascensor con él, que por allí han pasado la mayoría de los coches más potentes y caros del mundo. Sin embargo, ningún coche como ese pequeño trasto  -explica- había despertado tanto interés entre el equipo del programa, harto de lidiar cada día con cochazos de ensueño.

Si trasladamos esta bonita historia al mucho más modesto mundo de las cámaras, la verdad es que me suena. Por casa casi siempre hay alguna que otra cámara de las últimas que se han lanzado y que andamos probando, desde compactas con alguna prestación curiosa hasta réflex y ópticas profesionales y bastante caras y voluminosas.

Así que se ha convertido ya en una especie de tradición que cuando toca cena de amigos, un servidor aparezca siempre con una cámara distinta entre las manos. El problema es que el nivel de exigencia ha ido subiendo con los años y ahora una réflex -aunque sea de colorines- ya no despierta el mínimo interés.

La doble pantalla de algunas compactas de Samsung consiguió buena puntuación en esta improvisada votación popular, aunque la Fujifilm 3D y el Party-shot de Sony han sido los grandes hits del último año.

Pero, sin duda, si ha habido una cámara que en todo este tiempo ha conseguido el mayor “ooohhhh” y despertar el interés del respetable -incluido el no especialmente interesado en la fotografía- ha sido la Digital Harinezumi.

Efectivamente, la cámara más absurda que ha pasado por mis manos. No sé cuantos de ellos estarían dispuestos en realidad a comprarla pero el caso es que hasta ahora ninguno me ha vuelto a preguntar por la Cakony 360D, pero todos recuerdan con cariño esa extraña Digital Harinezumi 2.

Ya me imagino que como análisis de mercado o test científico este entreñable relato no vale para nada. Pero cada vez que veo una nueva cámara con una interminable hoja de especificaciones no puedo evitar acordarme del Peel P50.

Anuncios

4 Responses to Algo diferente

  1. Abdulwahidjc dice:

    Buenísimo, me ha sacado unas cuantas carcajadas, gracias por el video.

  2. Raúl dice:

    Uno de los mejores programas de TV hoy en día. Entretenido incluso para aquellos a los que el mundo de los coches no interesa en absoluto.

  3. frikosal dice:

    Muy divertido !!

  4. De los mejores programas que hay en televisión, ya no solo en el terreno de los coches, si no en la televisión en general. Todavía recuerdo el capítulo en el compitieron con el Bugatti Veyron contra un caza del ejercito…

    En cuanto a la Digital Harinezumi 2, un amigo mío se la compró y a la semana siguiente se la vendió porque dijo que era un trasto inservible… Pero es cierto que tiene su gracia y es un objeto curioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: