Y después de Instagram, ¿qué?

Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

La gastronomía también tiene sus propias modas. El “gin-tonic”, que antes de ayer era un combinado de lo más casposo, ahora es casi tan “cool” como los “cupcakes” (que es como se llama en plan fino a las magdalenas decoradas). Modas que, además, se esfuman casi tan rápido como llegan. Y es así como surgen lo que Mikel López Iturriaga ha bautizado en su blog El Comidista como “comidas viejunas”.

Tras este gran concepto “gastrotemporal” hay platos que en su día lo fueron todo y ahora han quedado relegados a chiringuitos de segunda o restaurantes que no renuevan su carta desde hace unos lustros: los melocotones en almíbar, el melón con jamón, la mítica tarta Comtessa… Algo así como Kodak, para entendernos en términos fotográficos.

Porque también en este segmento sabemos mucho de modas y de histerias colectivas con cierto tipo de imágenes o retoques. Primero fueron las fotografías de alto rango dinámico (HDR), y cuando la cosa comenzó a pasarse de rosca y algunas fotos en las que el cielo estaba más oscuro que la tierra empezaron a provocar casos de ceguera instantánea, los más finolis encaminaron sus pasos hacia las imágenes “tilt-shift”.

Claro que también lo podríamos llamar “efecto miniatura”, pero parte de la gracia de estas modas es que tengan un nombre lo suficientemente sofisticado como para que durante los primeros meses la mayoría de la gente no sepa muy bien de qué hablamos.

Aprovechando que los “time-lapse” (¿ven?) también comenzaron a arrasar, más de uno se animó a hacer fotosecuencias de estas combinadas con ese curioso efecto miniaturizador. Las tres primeras docenas de vídeos nos dejaron con la boca abierta. Después ya empezó a cansar.

Tal vez por eso a alguien se le ocurrió rizar más el rizo y hacer fotografías “time-lapse” con un soporte motorizado que permite ir desplazando la cámara. El efecto es realmente espectacular, y puesto que requiere de accesorios no especialmente baratos, aquí lo de copiar-pegar ha tenido menos repercusión.

Así que la mayoría de los mortales nos tenemos que conformar con sumarnos a la que sin duda es la gran moda del momento: los filtros de Instagram, esa popular aplicación para el móvil capaz de convertir cualquier foto del montón en algo muy aparente.

De hecho, después de ver cómo alguien se atrevió a pasar por estos filtros fotografías de autores conocidos rozando el sacrilegio, propongo la inmediata inclusión en la RAE del verbo instagramizar. ¿Has instagramado ya tus fotos de vacaciones o van a ser el mismo rollo de cada año? Algo así.

La euforia instagramática -otro gran palabro- es tal que hasta YouTube y Flickr se han animado a apuntarse a la moda y ofrecer ellos también filtros para dar un inigualable toque retro a las imágenes. Incluso quienes nunca han disparado con una cámara de película quieren que todas sus fotos parezcan ahora recién reveladas hace unas cuantas décadas.

Cuanto peor, mejor, que dirían mis amigos de la lomografía mientras se parten de risa al ver cómo todos hemos acabado cayendo en su juego, aunque sea en versión digital.

Pero visto lo efímeras que resultan las modas últimamente, es bastante probable que dentro de unos cuantos meses estemos todos un poco hartos de filtros, marcos con apariencia de película fotográfica y manchas rojas como si tuviéramos filtraciones de luz en nuestro maravilloso móvil.

¿Qué viene después? Ni idea, pero retomando el tema culinario del principio, me pregunto lo mismo que hace meses se cuestionabaIturriaga tras un buen atracón de comida tan sencilla como exquisita: ¿Vuelve lo simple?

Tal vez Instagram -y ese tipo de imágenes tan procesadas a las que yo también me declaro adicto- sea nuestra particular reducción de vinagre de Módena o esas espumas que decoran cualquier plato que se precie. Son geniales, pero cuando pase la moda, igual lo que a todos vuelve a apetecernos es simple y llanamente un buen bonito con tomate o una foto sin tanta decoración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: