Pagar más por Nikon y Canon

Los estudios de mercado son esa maravillosa herramienta que permite corroborar lo que todos ya sabemos o, como mucho y dependiendo de quien subvencione la investigación de turno, conseguir que los datos apunten en la dirección que nos interesa. Algo así como los resultados electorales: todos ganan y siempre perdemos los mismos.

La agencia Market Insight Corporation ha concluido recientemente uno de esos apasionantes análisis de mercado entre usuarios y compradores de cámaras digitales. Según los datos expuestos, 26.000 personas han participado en este estudio realizado entre mayo y octubre de este año y cuya sorprendente conclusión es que el personal está dispuesto a pagar más o menos dependiendo de quien firme una cámara.

Si todavía no se han repuesto del impacto de esta exclusiva, atentos que viene otra. ¿Y cuáles son esas marcas por las que alguien soltaría la VISA con más alegria? ¿Samsung y Werlisa? Pues no, resulta que la mejor posicionada en este aspecto es Nikon. Y la segunda Canon. Realmente increible.

En cualquier caso, parece claro que la conclusión despeja por fin una de esas grandes dudas existenciales que desde hace décadas planeaban sobre el sector. En efecto, ante dos cámaras de prestaciones y diseño similar Nikon y Canon pueden vender sus modelos más caros que el resto de compañías. Hasta ahora ni siquiera nos lo habíamos imaginado.

El prestigio de la marca, el tirón histórico, su presencia en los ámbitos profesionales… las razones que explican este fenómeno son de sobra conocidas. Pasa en todos los mercados, así tampoco nos rasguemos las vestiduras ni pongamos el grito en el cielo por el comportamiento de los usuarios.

Ante la duda, es lógico que no todo el mundo esté dispuesto a empollarse una hoja de especificaciones o valorar al detalle la calidad precio. Las marcas con más renombre y solera siempre son el recurso fácil. Para los compradores, pero también para los vendedores que en el punto de venta pueden acabar de inclinar la balanza. “No hay nada más fácil que vender una Nikon o una Canon, no hace falta dar tantas explicaciones”, suelen comentar.

En cualquier caso, la pregunta que cabe suponer que se harán las compañías de la competencia es cuánto durará esta tendencia. ¿Tendrán las nuevas generaciones también este tipo de prejuicios o es una herencia llamada a desaparecer con el paso del tiempo?

Sólo una última pregunta. ¿Qué tipo de estudio es este en el que al hablar de marcas fotográficas por las que se está dispuesto a pagar más Leica no figura en el primer puesto? Aunque, ahora que lo pienso, si ahora mismo hay alguien que sabe cómo vender churros a precio de caviar esos son mis amigos Lomográficos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: