Sony en su encrucijada de espejos

Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Cualquiera que se acerque al catálogo fotográfico de Sony comprenderá rápidamente que simplificar no es el verbo preferido de esta compañía. Su apuesta por este mercado no sólo es ambiciosa desde hace muchos años, sino que se ha convertido en uno de los pilares de la firma, tal y como aseguraban hace semanas sus máximos responsables durante una rueda de prensa.

Por si las palabras no bastasen (parece que todavía queda más de un temeroso de que la firma salga huyendo en cualquier momento), qué mejor prueba de su sincera entrega para con los fotógrafos que un escaparate repleto de opciones. Dejando a un lado la locura de las compactas y sólo dentro del mundo de las ópticas intercambiables, Sony tiene cámaras con espejo, sin espejo y con espejo semitransparente.

Por si la diversión no fuera suficiente, un adaptador se encarga de acercar la tecnología de espejo semitransparente (SLT) a las cámaras sin espejo para que así puedan usar las ópticas Alpha originalmente diseñadas para las cámaras SLR. ¿Se han perdido? Pues ahora imagínense la cara del vendedor que tenga que explicarle este trabalenguas de espejos a los potenciales compradores.

Pero que no cunda la histeria, porque la cosa tiende a simplificarse con sólo dos gamas de producto: las SLT, con ese espejo semitransparente que es más difícil de explicar y entender que de utilizar, y las pequeñas e interesantes NEX sin espejo. Aunque no hay un comunicado oficial al respecto (nunca los hay), las SLR y su espejo que sube y baja son para Sony cosas del pasado.

“Nos consta que hay más compañías interesadas en la tecnología SLT”, comentaron los máximos responsables de Sony en la convención que tuvo lugar en Madrid hace unas semanas. ¿Una pista real o un simple farol para sacar pecho? Lo cierto es que cuesta imaginar ahora mismo a cualquiera de los competidores de Sony dándoles la vuelta a sus cámaras réflex para adaptarse a dicho sistema. Más aun cuando, excepto Nikon y Canon, todos parecen tener muy claro un horizonte en el que no hay ningún tipo de espejo a la vista.

De hecho, no deberíamos olvidar que eso de jugar con la transparencia de los espejos para evitar moverlos no es un invento nuevo. Hace ya bastantes años Nikon y Canon probaron suerte con esta idea del espejo “pellicle” para elevar la velocidad de disparo de sus réflex de película más rápidas.

Aclaraciones al margen, Sony parece más decidida que nunca a colarse en el segmento profesional. En realidad no lo dicen abiertamente, como si el caso de Olympus y su fracasado intento de plantar cara a Nikon y Canon en lo más alto del catálogo hubiera sembrado un precedente a evitar. Pero la idea está ahí.

Una estrategia que podría desarrollarse en dos frentes: con las NEX más avanzadas a modo de caballo de Troya y las Alpha de espejo translúcido ejerciendo de artillería frontal y abanderando la tecnología SLT como hecho diferencial.

Potencial técnico es evidente que no falta, empezando por los excelentes visores electrónicos y unos sensores CMOS que hace tiempo que son la referencia del mercado. Sin ir más lejos, se da por hecho que el excelente captor de formato completo y 36 megapíxeles usado por la Nikon D800 ha salido de las factorías de Sony y no tardará en dejarse ver en un modelo propio.

En el horizonte también se vislumbran ya novedades interesantes. Y es que la rumorología en torno a Sony se ha disparado últimamente, con especulaciones sobre dos posibles cámaras de formato completo a lo largo de este año, un sensor de formato cuadrado, un nuevo sistema de autofoco con nada menos que 102 puntos de enfoque…

Serán de tipo SLT, pero parece que ese detalle -fundamental para algunas de sus funciones más interesantes- tampoco preocupa demasiado a los usuarios. Apostar por algo diferente es una buena estrategia para encontrar un espacio propio y conseguir hacerse un hueco en lo más alto, pero a la hora de la verdad lo que el público espera son nuevos modelos y buenos resultados.

Cámaras competitivas, una buena gama de ópticas, unos servicios de reparación y atención pensados para las necesidades de los profesionales… y paciencia y dinero para saber aguantar. Ése es el único camino para plantar cara en lo más alto del escaparate. Porque no nos engañemos: que el espejo sea semitransparente o de colorines a la mayoría le da igual.

Una respuesta a Sony en su encrucijada de espejos

  1. Ninete dice:

    La baza de Sony para entrar en el mercado profesional de las cámaras de fotografía está en la puerta de atrás; no la de las tarjetas de memoria, más bien en la experiencia que acumula durante décadas sobre el vídeo digital, algo que poco a poco se implementa en cámaras profesionales. Canon tiene ventaja sobre Nikon en este aspecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: