“El futuro son los bloggers” (pero no esos bloggers)

9 abril 2012

Publicaba hace unos días la revista Jot Down (muy recomendable) una de esas entrevistas que todo aquel que se dedique a darle a la tecla debería leerse. Enrique Meneses habla largo y tendido sobre periodismo, fotografía, el futuro de esta profesión… Una charla de lo más interesante e ilustrada, por cierto, con unos excelentes retratos firmados por Guadalupe de la Vallina.

No tardó en convertirse en uno de los textos más comentados de la red, aunque da la sensación de que muchos no pasaron del titular. “El futuro son los bloggers”, apunta Meneses. Al momento los gurús de turno comenzaron a hacer la ola y poner velas en el altar de la diosa Arianna Huffington que les ha mostrado el camino del dospuntocerismo en todo su esplendor: forrarse a base de colaboradores que escriben (casi) por amor al arte.

Oiga, que usted trabaja gratis (o casi) porque quiere y acepta las condiciones. Cierto. Precisamente por eso los malos de esta película son los que contratan -es un decir- no los contratados que se buscan la vida como pueden.

Pero volviendo al asunto, si nos tomamos la molestia de leer la entrevista completa descubriremos -oh, sorpresa- que Meneses habla de periodismo y de los blogs como una forma más de contar y trabajar, no como un nuevo regimen laboral basado en pagar una mierda a colaboradores expertos en el arte de la repetición, la traducción y el cortapeguismo.

El futuro del periodismo son los bloggers y no los medios tradicionales o el papel, asegura. Posiblemente. Pero esperemos -por el bien de quienes trabajamos en esto y de los que nos tengan que leer- que no a base de bloggers condenados a cobrar 10 euros al mes por dedicarle al asunto 10 minutillos al día.

A modo de aperitivo de la entrevista y por si quedaba alguna duda de que merece la pena leersela entera, ahí van unos cuantos destacados. Vayan buscando zonas del cuerpo en las que tatuárselos:

“…todo el que se dedique a esta profesión sin vocación va de culo. Una pregunta que me han hecho mil veces: en el caso de la niña que se está muriendo en África y que tiene un buitre esperando su muerte, ¿tú qué harías en esa situación? Yo haría la foto, que es una centésima de segundo, luego cojo a la niña y la llevo donde pueda salvarla, pero una centésima de segundo me permite que la gente sepa lo que es la hambruna, que la gente sepa lo que es África, lo que está pasando”

“Yo no he utilizado jamás ni flash ni trípode porque no quiero falsear las cosas, destruyes la realidad. La realidad es bastante más oscura, no se ve casi nada en algunos sitios y si sueltas un buen golpe de luz la gente cree que estás en el baile de la ópera de Berlín”

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Reescritor de artículos, un trabajo con futuro

2 junio 2010

¿Crisis del periodismo?, ¿paro?. Ya tenemos aquí la solución, amiguitos. ¡Ahora puedes ser un auténtico blogger!

“Te vamos a pedir que reescribas artículos sobre diferentes temas que te detallamos más abajo. Tienes que buscar con google.com y mediante palabras claves artículos en la web sobre los temas que te vamos a pedir.”

Me gustaría pensar que esta oferta de trabajo (en realidad es un decir lo de “oferta” y no digamos lo de “trabajo”) en busca de “reescritores de artículos” está puesta en plan sarcástico. Para evidenciar  los vicios más evidentes de la blogosfera, a ver si les da verguenza y tal.

La explicación es de risa. Lo que se pide lamentable. Las condiciones de trabajo (0,5 dólares por artículos de 450 palabras) deberían ser delito, aunque con esto del tijeretazo y la reforma laboral igual acaba siendo un chollo.

Suena a cachondeo, insisto. Pero el caso es que hay cosas que, a poco que uno navegue por Internet y recale en ciertos blogs, suenan sospechosamente familiares.


Blogueros del mundo, uníos

15 enero 2010

Publicaba ayer El País un reportaje sobre los que trabajan para los llamadas redes de blogs comerciales. Un interesante  primer acercamiento sobre el inframundo laboral que tenemos a la vuelta de la esquina y que con la excusa de “si es que son chavales que se lo pasan bien haciendo esto” está creando unos cimientos de barro en el mundillo dospuntoceril.

Gutiérrez aprendió así las desventajas del blogging profesional: “Necesidad de generar mucho contenido, desatendiendo la calidad; escribir para Google, ya que no titulas lo que te apetece, sino como mejor indexe, y sumisión al anunciante”. Y sentencia: “Mucha gente colabora porque queda muy cool presumir que escribes sobre algo que te gusta y además te pagan. Lo que no dicen es lo poco que cobran”.

Y es que no se trata sólo de una mera cuestión sindical (¡0,5 euros por post!), porque como consecuencia de estas condiciones la calidad de los contenidos también se ve lógicamente afectada y, de paso, arrastra a muchos otros medios que también quieren jugar a publicar la primera gilipollez que se les ocurra.

Es un peligroso juego en el que no sé sabe si los contenidos son lamentables para no desentonar con el salario de los editores, o es el sueldo lo que les lleva a producir churros de forma industrial. Claro que también se podría incluir una tercera variable: ¿no tiene la audiencia también algo de responsabilidad en esta rueda, igual que ocurre con la llamada telebasura?



Nuevo periodismo, blogs, publicidad e inventores de la rueda

28 junio 2009

Dando el clásico paseo de fin de semana por la red me he topado con un par de artículos muy interesantes sobre lo que algunos denominan “nuevo periodismo”, los blogs y la publicidad en todo esto del universo 2.0.

José Sanclemente, antiguo consejero delegado del Grupo Zeta y de ADN publicaba hace unos días en su blog un decálogo sobre lo que a su entender debería ser el nuevo periodismo.

A tenor de la delicada situación por la que pasan ambas empresas, parece que hace falta algo más que una bonita teoría pero, ¿acaso han caducado las normas de siempres y hace falta inventar otras? Parece que no porque la mayoría de las que Sanclemente menciona en su enumeración son de esas de cajón, de las de toda la vida.

En cualquier caso, es realmente divertido y mordaz el repaso que desde El Teleoperador. Una buena dosis de realismo en formato dejémonos-de-chorradas, de lectura obligatoria para inmunizarnos contra gurus que pretenden reinventar la rueda.

Lee el resto de esta entrada »


Amén (Twitter, blogs y otras chicas del montón)

17 mayo 2009

Que usar Twiiter como fuente de información para una noticia es jugar con fuego no es ningún descubrimiento. Sin ir más lejos el otro día el supuesto equipo de desarrollo de Microsoft calentaba el ambiente hablando del futuro Zune… y a las pocas horas se demostró que ni Zune, ni Microsoft ni nada. Alguien con mucho tiempo libre.

Que muchos blogs supuestamente profesionales son, en ocasiones, tan poco fiables como Twitter tampoco es una sorpresa.

Pero, dado que  cada vez empieza a verse con más frecuencia eso de citar como fuentes los comentarios de Twitter, ¿qué pasaría si este gran invento empieza a hacer daño a los blogs -o a las redes de blogs comerciales, mejor dicho- y su encarnizada lucha por posicionarse en los buscadores  para trincar algo de pasta a cambio de, muchas veces, vender humo?

Algo así -me he permitido la licencia de simplificarlo- se pregunta Hugo en su imprescidible e infame blog… y la verdad es que la respuesta que ofrece no podría ser más acertada.

Resulta que, de repente, los nanoblogs -el palabro por si solo ya es para repartir bofetadas con la mano abierta- que hace nada eran lo más, se han convertido en una cosa poco fiable a la que hay que mirar con cierta desconfianza cuando se trata de salvaguardar la sagrada veracidad de la información.

A ver si ahora estos listos del pajarito nos van a chafar el invento, pensarán los del 2.0 forever. Lo importante es publicar lo que sea a toda leche, repetir las palabras clave decenas de veces para que San Google nos tenga en consideración.

Y a otra cosa, que investigar, confirmar la información, contextualizarla… todo eso son cosas del pasado y de los periodistas. Así les va a los pringaos.


Obama y su traición a los blogs

16 marzo 2009

Que Obama se ha convertido en un icono que vende no es ningún misterio. Que su presencia en los medios de comunicación es apabullante tampoco. Bastaba con darse una vuelta por los kioskos de los aeropuertos del otro lado del Atlántico -ejercicio que hace unos días pudimos realizar durante horas, de vuelta de la PMA- para descubrir que las portadas de muchísimas revistas son una especie de album de retratos de este nuevo Mesias mundial, llamado a salvarnos de la crisis económica pero no de quienes la han provocado, deduzco.

obama

Da igual si la revista en cuestión es un semanario político o económico, una publicación dedicada a los deportes, a los viajes o una de esas para machotes o para tipos sensibles. Por no hablar de ese curioso segmento -visto desde aquí- específicamente pensado para el público de raza negra.

Tal vez obnuvilado por tanto gasto de celulosa y papel con su presidencial efigie, el otro día el bueno de Obama provocaba poco menos que un cataclismo en los templos del mundo 2.0.

“No perdemos mucho tiempo leyendo blogs” se atrevió a decir el muy inconsciente después de que llevemos meses soportando la lata de la importancia de las nuevas tencologías en la campaña presidencial, su apuesta por modernizar la comunicación de la Casa Blanca y, como no, el insoportable rollo de su puñetera BlackBerry.

Lee el resto de esta entrada »