Lumix LX¿4?

8 junio 2010

El número 4 en japonés (shi) suena de forma muy similar a la palabra muerte. Es algo así como el equivalente a nuestro 13. Por eso en algunos hospitales se obvia la planta cuarta y supongo que ese es también el motivo por el que mi habitación en uno de los hoteles era la 405, justo entre la 403 y la 406.

Este detalle fue el que me hizo recordar la historia de este número y que, según se cuenta, hará que Olympus de el salto de la E-3 a la E-5. Sí, con su rima y todo.

Entonces… ¿ocurrirá lo mismo con la LX4 y en su lugar tendremos una LX5? Tendría su gracia que después de pasarnos toda la semana dando la lata a ingenieros, portavoces y, en general, cualquier japonés que se nos pusiera a tiro, sobre esta supuesta LX4 al final la dichosa camarita se llamara LX5 o LX-vaya-usted-a-saber-qué.

De ser así, además, habría que empezar a dudar de la veracidad de la fotografía que pudimos captar en un bar de Tokio junto a los amigos de Clipset. Por lo visto alguien se había dejado olvidada -al más puro estilo iPhone- un prototipo un tanto chapucero de la LX4…

(Por si acaso que luego estas cosas se van de las manos: como puede apreciarse claramente, la foto de ahí arriba es un divertido montaje improvisado a modo de homenaje por nuestra insistencia con este modelo.)

Anuncios

Otro planeta

7 junio 2010

Una rápida visita de cinco días no es, posiblemente, la receta más adecuada para confirmar o desmentir estereotipos. De todos modos, decir que Japón es un lugar bastante peculiar no es ninguna novedad.

Al menos para los europeos poco acostumbrados a estas visitas al otro lado del globo, que volvemos entre fascinados y sorprendidos por los baños con chorritos por doquier, los Kit-Kat de wasabi y los geeks y chicas disfrazadas de Akihabara.

De todos modos una de las imágenes más comentadas durante nuestro tour express por las fábricas de Panasonic es esa de ahí arriba: un grupo de trabajadores nos esperaban a las puertas de la factoría. Con banderitas en la mano. Al llegar y al marcharnos.

Una muestra de cordialidad y respeto por los visitantes, acorde a los peculiares códigos que regulan la vida en aquel país. Pero más allá del impactante y curioso recibimiento, las explicaciones de los responsables y la visita por las instalaciones refuerzan esta idea de que nos separan más de 10.000 kilómetros. En muchos terrenos, empezando por el laboral.

Allí será de lo más normal, pero los carteles recordando cada pocos metros cómo hay que llevar la ropa de trabajo o las fichas en un tablón con lo que aporta y cuesta a la empresa cada operario producen sorpresa y cierta sensación agridulce.

Como la de las mareas de personas trajeadas corriendo de un sitio a otro de Tokio, con cara de poca broma y desvituando esa idealizada imagen que aquí tenemos de Japón.

Todo destila orden, calidad y productividad. Trabajar para una compañía lleva implicita una entrega que -por lo que nos contaron- también es, hasta cierto punto, recíproca.

Ya se que es una cuestión cultural y que no podemos entenderla pero, ¿alguien se imagina una estampa similar por aquí? Claro que igual con eso de la reforma laboral hay que ir practicando. Lo de la productividad y los salarios no; lo de las banderitas y las reverencias, claro.


Los jueves… foto

27 mayo 2010

Casi tres años después, toca volver a Japón. Si todo sale según lo previsto, la semana próxima un grupo de periodistas pasaremos unos días por tierras niponas con la gente de Panasonic viendo algunas de las factorías donde se producen las cámaras Lumix.

De paso, por supuesto, intentaremos sonsacar algo sobre los próximos lanzamientos -Photokina está a la vuelta de la esquina- y estar muy atentos por si alguien se ha dejado olvidada una LX4 en algún rincón de la fábrica.

¿Sugerencias para añadir a la lista de preguntas que llevamos preparada?


Los jueves… foto

29 abril 2010
Rescatada  y reprocesada de una fugaz escapada por tierras niponas, allá por el verano de 2007. Aunque sólo hubo un rato libre por Tokyo, cuando se va por primera vez a un lugar como este  en cualquier rincón -el metro en este caso- hay una foto curiosa que traerse de recuerdo.
Hablando de Japón, nada como seguir las andanzas de Tina y Toru en The Japan Photo Project. Recomendable, eso sí, sólo para quienes sean capaces de soportar un ataque de envidia. De la sana, claro.

Recetas de Canon para mejorar la productividad

2 junio 2009

Cuando uno tiene una idea brillante, lo mejor es escribir un libro y darla a conocer al mundo. Eso es, según nos cuenta Hector García (Kirai) lo que ha hecho el presidente de Canon Electronics tras comprobar que su plan para aumentar la productividad ha funcionado estupendamente durante los últimos 8 años.

¿Y cúal es la genial receta del señor para conducir la factoría y centro de desarrollo de esta empresa -situado en Saitama- hacia la panacea productiva?

Lo primero, fuera ordenadores, que ya se sabe que el Facebook y el solitario son para muchos la perdición. ¿Un centro de desarrollo tecnológico de Canon sin ordenadores? Claro, eso explica -estarán mascullando ahora algunos malpensados- que luego pase lo que pasa con el enfoque de algunas cámaras. Pero que no cunda el pánico, que Canon Electronics es sólo una filial de Canon que, por lo que veo, se dedica a la fabricación de escáneres, fotocopiadoras y demás cosas aburridas.

Pero lo realmente divertido de este mago de la gestión empresarial es que junto a los ordenadores también se retiraron las sillas de los puestos de trabajo para mejorar el rendimiento de los obreros y conseguir reuniones más ágiles.

Lee el resto de esta entrada »