Kodak V-Mail, el tatarabuelo del correo electrónico

13 febrero 2012

Mientras hacemos quinielas para ver cuánto tiempo tardará Kodak en anunciar que se acabó lo de fabricar película, no deja de ser curioso bucear en la historia de este gigante. No sólo para recordar a los jovenzuelos que la fotografía digital la inventó Kodak -y no los teléfonos móviles- sino también para toparse con inventos realmente peculiares.

Uno de ellos es el V-Mail o airgraph en su versión original inglesa: una singular fusión entre correo postal y fotografía surgida en 1930 de la mano de Kodak y la compañía aérea británica Imperial Airways. La idea era bastante sencilla: fotografiar las cartas (en realidad un texto escrito a mano dentro de un espacio limitado en una cuartilla estandarizada), enviar los rollos de negativos de esta microfilmación por avión -con el consiguiente ahorro de espacio y peso respecto a una carta convencional- y obtener un positivo para que recuperara su tamaño real.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Kodak picture viewer, un curioso artilugio que quiso ser algo (y tampoco lo consiguió)

23 enero 2012

Ahora que la lenta  agonía de Kodak parece haber entrado en fase terminal tras acogerse a un proceso de bancarrota, llega el momento de afilar el hacha y liarnos a hacer leña de la multinacional caida.

Por supuesto todos somos muy listos y desde hace décadas ya sabíamos que esto iba a acabar así, ¿verdad? Como la crisis económica, vamos: una vez metidos en el agujero todos los economistas del mundo aseguraban haber visto la que se nos venía encima con años de adelanto.

¿Podrían los directivos de la firma de Rochester haber tomado decisiones más acertadas para evitar llegar a este punto? Seguramente sí, aunque lo más probable es que ese tipo de respuestas pertenezcan más al ámbito puramente empresarial que al fotográfico. Nuestra visión -reconozcámoslo- es bastante limitada en este sentido.

De todos modos, en Mashable han hecho un interesante repaso a lo que ellos llaman las tres oportunidades perdidas de Kodak: momentos en los que la compañía llevó la iniciativa y puso sobre la mesa nuevas y buenas ideas pero que acabaron por no cuajar o escapárseles de las manos.

Y es que no podemos olvidar que fue Kodak quien práctiamente inventó la fotografía digital y firmó las primeras cámaras. Años  después el CEO de la firma reconoció que se comportaron con este hallazgo como Superman con la kriptonita. La comparación es sublime.

Lee el resto de esta entrada »


Objetivos radioactivos

4 julio 2011

No pregunten por qué, pero el otro día alguien aficionado a estas cosas atómicas llevaba encima uno de esos aparatos para medir la radioactividad. El tema es perfecto para los hipocondriacos: que si durante un trayecto en avión los niveles aumentan considerablemente, que si una vez unos tomates acabaron en la basura en lugar de la ensalada… en fin, cosas de esas que casi es mejor no saber.

Aprovechando esa gran hallazgo, un comentario que días antes había escuchado (“a ver si tras lo ocurrido en la central de Fukushima el material de las factorías fotográficas cercanas se ha contaminado”) y que estábamos en una presentación de nuevos productos de una firma nipona, el experimento estaba servido en bandeja.

En la Olympus E-P3 se indica que está “diseñada en Tokio” pero construida en China. Pero el flamante M.Zuiko 12 mm f2 es totalmente “made in Japan”. La verdad es que la fábrica de Tatsuno donde se produce queda bastante alejada, pero ya que estábamos con la tontería había que comprobarlo. Y, efectivamente, según me explicó el dueño del aparatillo en cuestión ese nivel que marca la pantalla es perfectamente normal.

De todos modos investigando un poco resulta que lo de buscar radioactividad en los objetivos no es nada nuevo ni una especie de leyenda. Circula por ahí una lista bastante extensa de ópticas fabricadas entre 1940 y 1970 y en cuya construcción se utilizaron materiales que por su propia naturaleza contienen isótopos radioactivos.

Según estas explicaciones, el principal responsable es el óxido de Torio, un elemento que se empleaba con bastante frecuencia por su estructura similar a la de la más conocida fluorita: elevado índice de refracción y baja dispersión. También se menciona el Lantano, aunque el índice de radioactividad de este material es muy inferior (1/10.000 veces) al del Torio.

Lee el resto de esta entrada »


¿Hay carrete para rato?

8 junio 2011
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Hace una década la mejor forma de empezar un debate fotográfico era preguntando si las cámaras digitales habían superado ya en calidad a las de película. Se plantaba uno en clase con unas cuantas copias de gran formato, las dejaba encima de la mesa y a ver quién era el valiente que sabía distinguir cuáles provenían del mundo de los píxeles y cuáles del de la plata. En unos minutos, la bronca entre defensores de una y otra rama estaba asegurada.

Pretender hacer ahora lo mismo sería bastante absurdo, entre otras cosas porque afortunadamente aquella cansina discusión que daba más protagonismo al medio que al propio contenido parece felizmente superada. Ahora la pregunta crítica se centra más bien en si nuestros queridos rollos de película seguirán existiendo dentro de unos años o si están abocados a desaparecer, engullidos por la tecnología digital.

La inmensa mayoría de los que nos movemos en este mundillo fotográfico tenemos muy clara la respuesta: por supuesto que sobrevivirán, aseguramos con tono grave. Tal vez relegados a un papel anecdótico, como mera curiosidad histórica o capricho de artistas lomográficos y demás bichos raros. Pero sobrevivirán.

Claro que serán más difíciles de encontrar y más caros, admitimos, pero siempre habrá alguna tienda que reserve un hueco para almacenar unos cuantos rollos de negativos y “diapos” y que pueda revelarlos. O un mercado negro de químicos, si no queda otro remedio que hacerlo en casa, pensarán los más pesimistas.

El problema es que igual nos estamos dejando llevar por la nostalgia y nos falta una buena bofetada de realidad a base de cifras. Precisamente de eso se encarga un reciente artículo elaborado por The Associated Press que dibuja una situación bastante delicada para la fotografía química en el mercado estadounidense.

A principios de este siglo (hace una década ya… cómo pasa el tiempo) se vendían por aquellas tierras 1.000 millones de rollos de película al año. Ahora esa cifra ha caído en picado hasta poco más de 50 millones, sumando los carretes sueltos y las cámaras de un solo uso.

Lee el resto de esta entrada »


El ocaso de Kodak

20 abril 2011
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Es uno de los mejores momentos de “Mad Men”, una serie de culto que le reconcilia a uno con la televisión. A Don Draper -director creativo de una agencia de publicidad en el Nueva York de los años 60- le encargan una campaña para un proyector circular de Kodak. Los directivos de Rochester quieren bautizarlo como “la rueda”, pero finalmente se convierte en “el carrusel”.

“Se llama el carrusel. Nos permite viajar del mismo modo que lo hace un niño, dando vueltas para volver de nuevo a casa, a un lugar donde nos sabemos queridos”, explica Draper en una sala repleta de humo de cigarrillos e iluminada sólo por las diapositivas proyectadas.

Poco queda de aquello. Los proyectores de diapositivas son poco más que un objeto de colección, el humo del tabaco perdió hace años su “glamour” y Kodak es apenas una sombra de lo que fue.

Dirigida por Antonio Pérez desde 2003 y tras un traumático proceso de reconversión (miles de despidos, desplome de ventas, las míticas instalaciones de Rochester derruidas), dicen los analistas que desde hace años el único rumbo que en realidad sigue Kodak es preparar el terreno para su compra.

“Kodak no está en venta”, asegurabaNancy Carr, directora de comunicación de la firma en una entrevista concedida a QUESABESDE.COM en 2008. Sin embargo, en los últimos meses ha sido uno de los rumores más recurrentes del sector y la única pregunta parece ser quién será finalmente el que pase por caja para quedarse con una de las marcas más reconocidas del planeta.

Lee el resto de esta entrada »


Kodachrome, notas finales

3 enero 2011

Si entre sus propósitos para este 2011 figuraba revelar de una puñetera vez ese rollo de Kodachrome que lleva años olvidado en la nevera, tarde. El único laboratorio que aún trabajaba con esta mítica emulsión positiva procesó el último carrete el pasado 30 de diciembre. Se acabó.

Puede, eso sí, encargar la elegante camiseta conmemorativa que en Dwayne´s Photo -el susodicho laboratorio- han lanzado para la ocasión. En Kansas son así de sentidos para estas cosas. Si se dan una vuelta por Ebay también hay un montón de diapositivas, publicidad de hace unas cuantas décadas y demás artículos para nostálgicos y coleccionistas. Y el disco de Paul Simon con la canción Kodachrome, claro.

Pero, a que viene tanto revuelo y tanto sentimentalismo con esta muerte anunciada, si la mayoría de nosotros no hemos usado un rollo de Kodachrome en nuestra vida, se preguntaba un amigo.

Algo de razón no le falta. Pero, ya que estamos hablando de decesos, que no estuviéramos enganchados a CNN+ tampoco significa que nos tenga que dar igual que la gentuza de Tele 5 decida sustituir a Gabilondo por Mercedes Mila. Pues lo mismo.

Desde que en junio de 2009 Kodak anunciara el fin de la producción de Kodachrome hasta hoy se ha escrito tanto sobre el tema que resulta imposible no repetir lo ya dicho unas cuantas decenas de veces. Así que lo mejor será recopilar algunas de las cosas más interesantes que se han comentado a lo largo de estos meses y, sobre todo, en esta última semana.

Explicaban en su momento los de Rochester el impepinable argumento que justificaba esta medida: la gente ya no compra Kodachrome y apenas representan un 1% del total de las ventas de película. ¿Indiscutible?  “Eliminen todas las gasolineras poco a poco y dejen una sola en Lausana (Suiza) y ya verán cuánto dura la demanda de coches de gasolina y gasoil”, replica Valentín Sama en un duro artículo sobre esta cuestión.

Se ha hablado mucho también sobre las fotografías tomadas por el fotógrafo Steve McCurry como homenaje al último rollo de Kodachrome. La cadena CBS emitió hace días una interesante pieza sobre el último carrete y la historia de esta película.

¿Con qué camara ha realizado Steve estas instantáneas? Según comentaban en un reportaje sobre el tema publicado en febrero por Associated Press, la elegida fue una Nikon F6. Seguro que algunos esperaban algo un poco más clásico.

De todos modos, más interesante que la cámara utilizada son algunas de las reflexiones realizadas por el fotógrafo comentando este singular encargo. Especialmente parodójico y significativo es que McCurry explique cómo, dada la importancia de cada una de esas 36 tomas, antes de cada una de ellas realizaba pruebas de encuadre y exposición con una cámara digital.

Pero más inquietante resulta aún la pregunta que deja en el aire al hablar de su archivo con más de 800.000 diapositivas tomadas con Kodachrome. Imaginénse -nos sugiere McCurry- guardar todos esos archivos en un disco duro y volver dentro de 40 años. ¿Seríamos capaces de leerlos y rescatarlos?


Cualquier tiempo pasado fue anterior

1 noviembre 2010

(Artículado publicado en QUESABESDE.COM)

Paren las rotativas. Sony ha anunciado que abandona la producción de sus reproductores y grabadores de casete Walkman. ¿Pero todavía los seguían fabricando?, se habrá preguntado más de uno al ver repetida la misma noticia en centenares de medios a lo largo de la pasada semana.

Pues se ve que sí. O eso o los chicos de Sony han estado ágiles y, aprovechando que a los periodistas nos gusta más una efeméride que a Sánchez Drago las ficciones literarias, han conseguido colar la marca Walkman en todos los titulares. Oiga que casetes de esos ya no tenemos pero Walkman sigue vivo en nuestros teléfonos móviles y reproductores mp3.

Sea como sea, el caso es que este anuncio ha producido la clásica y predecible ola de nostalgia: que si mi primer Walkman me lo regalaron en la Comunión, que si era un trasto enorme, que si te acuerdas cuando rebobinábamos las cintas con un lápiz para ahorrar pila, que si nosotros ya nos reíamos de la SGAE con lo de grabar canciones de la radio o pedirle copias al primero de la clase con un aparato de dos pletinas…

De acuerdo, como tecnología las cintas magnéticas son un poco birria. Nada que ver con el glamour de los vinilos, así que posiblemente están condenadas a perderse en los anales de la historia como el VHS o, como mucho, a decorar con su imagen camisetas y bolsos de diseño retro durante la próxima década.

Lee el resto de esta entrada »