Bipolaridad y clase media

6 febrero 2012

Alguien que se acercara puntualmente a este mundillo de la fotografía -es decir, una persona normal- seguramente creería que esta chapucera comparación corresponde a dos épocas distintas del mercado. A la izquierda una cámara actual y de lo más moderna. A la derecha un ejemplo de cámara viejuna de hace unas décadas.

Pues no. Como todos sabemos esos dos modelos de ahí arriba son actuales y contemporáneos. De hecho, la Olympus OM-D es por ahora sólo un rumor, aunque como siempre las numerosas filtraciones ya se han encargado de ponerle forma. Ahora ya sabemos que será una especie de remake digital de las míticas OM de Olympus.

No es que esta querencia por lo retro sea algo nuevo. Lo retro siempre está de moda, que dicen los expertos en estas cosas. Pero es cierto que últimamente -sobre todo desde la llegada de la Fuji X100- se está viviendo un curioso proceso en el escaparate: mientras aparecen nuevos modelos con un diseño de lo más moderno y vanguardistas, otros apuestan sin disimulo por recuperar las líneas que siempre han triunfado.

Leer el resto de esta entrada »


Pues yo también

1 febrero 2012
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Se dice por ahí que Pentax está a punto de lanzar su segundo sistema sin espejo. Al parecer, y tras experimentar con la diminuta Pentax Q, ahora la idea es lanzar algo más convencional y que esté basado en un sensor de tamaño APS-C. De confirmarse estos rumores -que se confirmarán-, se completará un nuevo capítulo en esta novela que comenzaron a escribir Olympus y Panasonic en agosto de 2008, cuando aquello de quitarles el espejo a las cámaras de objetivo intercambiable nos parecía casi tan extraño como exótico.

Vamos camino de cumplir cuatro años desde tan señalada fecha, y excepto Canon, el resto de firmas del sector han acabado por colarse en este segmento, confirmando una vez más que la realidad casi siempre acaba siendo menos original y más repetitiva que los planes trazados sobre el papel.

Porque, si de algo se sabe en este mercado es de calcar el escaparate de la competencia para acabar ofreciendo casi lo mismo. Da igual que se trate de compactas, réflex, modelos de estos sin espejo o cafeteras termonucleares. A la hora de la verdad, los catálogos se parecen tanto, que a cierta distancia costaría distinguir unas cámaras de otras.

Y como era de esperar, con este nuevo segmento ha pasado tres cuartos de lo mismo. Los chicos de “marketing” siguen discutiendo si en Europa tardaremos mucho o poco en seguir los pasos de Japón a la hora de desterrar los espejos, los visores y toda esa parafernalia mecánica.

Tan predecibles como un calendario, quienes apuestan sólo por este tipo de cámaras (Olympus y Panasonic) están convencidos de ello, mientras que los que salvan sus cuentas a base de vender cámaras SLR miran con cierta condescendencia a estos jovenzuelos impertinentes.

Pero salvo Canon, que ya se sabe que necesita su tiempo, el resto de firmas ya ha colocado -por si acaso- sus fichas en esta nueva ruleta, aportando algo en algunos casos o simplemente al grito de “pues yo también”, como suele ser habitual.

Curiosamente, desde este lado de la trinchera nos encanta pecar de bipolaridad y criticar tanto una actitud como la otra. Somos así: tenemos bofetadas para todos. Cuando un nuevo sistema apuesta por un sensor tan grande como el de una réflex con el consiguiente desequilibrio de tamaño entre el cuerpo y la óptica, sacamos los cuchillos afilados. ¿Hacía falta tanto lío para hacer una cámara más pequeña?, preguntamos con un gran bostezo.

Leer el resto de esta entrada »


Los jueves… foto

1 diciembre 2011

Cosas que uno se encuentra paseando de noche por Shanghai, con una Nikon J1 al cuello.

Por cierto, acabamos de publicar la prueba de su hermana mayor, la Nikon V1, así que si alguien se anima (atreve) con el interminable texto o el no menos desesperantemente largo vídeo…


Los jueves… foto

24 noviembre 2011

¿Has visto Blade Runner?, me preguntaron antes de ir a Shanghai. No lo entendí hasta llegar allí y ver escenas como ésta.

Faltaban los coches volando, la música de Vangelis sonando de fondo, un poco más de niebla en los rascacielos y algún replicante explicando aquello de las naves ardiendo más allá de Orión. Pero la lluvia ayudaba bastante.

La foto, por cierto, está sacada con una Nikon J1 y el 10 mm f2.8. Precisamente esta misma semana hemos estado de photowalk por Barcelona con las cámaras del sistema 1 de Nikon.

Es verdad que no es Shanghai y que para los que somos malos fotógrafos eso es un problema (nada como un lugar exótico para que cualquier disparo parezca decente) pero más allá del uso natural de estas cámaras  descubrimos (o confirmamos) que también pueden tener su hueco dentro de la llamada fotografía callejera para los profesionales que quieren pasar desapercibidos.


Los jueves… foto

10 noviembre 2011

De paseo nocturno por Shanghai hace unos días. La pequeña Nikon J1 con el 10 milímetros colgada al cuello y esa extraordinaria sensación que se tiene al llegar a una ciudad en la que nunca has estado y en todas partes parece hacer una foto.

Incluso un par de taxis parados en una carretera. O eso me pareció en aquel momento. Claro que igual era cosa del jet-lag.


“Nikon D800, last call”

9 noviembre 2011
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Hemos caminado por las callejuelas de Shanghái, subido al que presume de ser el tercer edificio más alto del mundo y visitado un templo con su Buda de Jade y todo. Hemos navegado de noche por el río Huangpu, boquiabiertos ante las luces y los rascacielos de Pudong. Hemos probado sopas de textura demasiado extraña, descubierto mil recetas con cilantro, paseado bajo la lluvia por un mercado y regateado en yuanes por algún que otro “souvenir”.

Además de jugar a “Blade Runner”, también hemos visitado la factoría donde se producen las Nikon 1, descubierto que el proyecto llevaba casi cuatro años gestándose y que el logotipo de cada cámara se rellena con pintura blanca a mano. Hemos comprobado que la Nikon J1 con el 10 milímetros puede ser una buena compañera de viaje para pasar desapercibidos, y hasta le hemos cogido cariño a las “instantáneas de movimiento” y sus musiquitas, convertidas en improvisadas bandas sonoras durante esta última semana.

Pero, como nos temíamos, hemos fracasado estrepitosamente a la hora de intentar arañar algún detalle sobre la Nikon D800. La idea era hablar de las Nikon 1, y nadie se ha saltado el guión. Las tímidas preguntas sobre la situación de las plantas en Tailandia acabaron perdiéndose en las traducciones a tres bandas entre chino, japonés e inglés.

Así que mucho me temo que seguimos sin saber cuándo demonios presentará Nikon la sustituta de la D700. Dicen los expertos en la cosa rumorológica que el 26 de octubre era la fecha elegida, pero que las inundaciones en Tailandia obligaron a cancelarlotodo en el último minuto.

Leer el resto de esta entrada »


Rumbo a Shanghái

31 octubre 2011

Por si alguien todavía no se ha percatado de la importancia que para Nikon tiene su nuevo sistema de cámaras sin espejo, ahí va un dato revelador: la compañía ha montado una excursión a Shanghái -la tilde se ve rarísima pero la RAE dice que es así- para que los chicos de la prensa podamos ver las fábricas donde se construyen estos modelos.

Y, creánme, un sarao de estas dimensiones no es algo que Nikon organice a menudo. De hecho, sólo recuerdo algo parecido con la Nikon D3, para que se hagan una idea de la importancia de las pequeñas V1 y J1.

Seguro que es una cortina de humo para presentar allí la esperada D800, estarán pensando los más optimistas. Ojalá sea cierto, pero mucho me temo que esta vez las Nikon 1 son las únicas y exclusivas protagonistas. Más allá de que el relevo de la D700 se construya entre Japón y Tailandia -de ahí el retraso, parece- Nikon es muy consciente de que sus SLR se venden solas. Ahora toca centrar todos sus esfuerzos en ese segmento en el que son los nuevos de la clase: las CSC o como sea que se llamen.

Así que si todo ha salido según el horario previsto, a estas horas andaremos por tierras chinas, con una discreta (ejem) Nikon J1 roja colgada al cuello. Más allá del destino exótico -las doce horas de vuelo de Paris a Shanghái no lo son tanto- durante cinco días tenemos una agenda bastante apretada, con visita a fábricas, las clásicas reuniones con ingenieros y -esperemos- algo de turismo fotográfico. Y gastronómico, ya que estamos.

Más allá de intentar saber cual es el rumbo de este nuevo sistema tras su estreno por duplicado (¿hay espacio para cámaras más serias o todo estará enfocado a consumo?) en la mochila también llevamos unas cuantas preguntas sobre el relevo de la D700 y la futura D4. Somos expertos en fracasar en este tipo de misiones de espionaje, pero a cansinos e inisitentes no nos gana nadie.