Los jueves… foto

9 septiembre 2010

En plan receso entre tanta foto caribeña, volvemos a Japón con la Panasonic Lumix G2. Durante aquel rápido viaje pudimo probar esta Micro Cuatro Tercios y una de sus prestaciones más curiosas y polémicas: la pantalla táctil.

¿Para qué demonios queremos una pantalla táctil en una cámara medianamente seria y de ópticas intercambiables? Eso mismo me preguntaba yo. Pero, pese a las reticencias iniciales hay que reconocer que pasados unos días se le puede encontrar su utilidad.

Disparar dando un pequeño golpecito a la pantalla tal vez resulte excesivo pero, por ejemplo, enfocar en una zona concreta tocándola sobre la pantalla -sí, en plan móvil- llega a tener su utilidad.

No sé si dentro de un tiempo todas las cámaras funcionarán así o es uno de esos globos sonda que se usan para tantear el meracado y luego acaban en nada.

En todo caso, por si alguien está tentado de pensar que estas prestaciones son cosa sólo de modelos muy sencillos, no estaría de más echarle un vistazo, por ejemplo, al Leaf Aptus II-10R, un respaldo digital de 56 MP y pantalla táctil.


¿Hace falta ser un gran fotógrafo para hacer grandes fotos?

19 julio 2010

El debate queda abierto pero en Panasonic están convencidos de que, efectivamente, no hace falta ser un fotógrafo con mayúsculas para hacer buenas fotos.

Eso es lo que asegura la campaña publictaria que la firma ha desarrollado para presentar la Lumix DMC-G2 en algunos países. La idea es esa misma de “calidad profesional al alcance de todos” que Sony y Panasonic están usando ahora mismo a duo, pero explicada con bastante más gracia.

Dale al botón que nosotros nos ocupamos de todo. La propuesta es tan antigua como aquellas Brownie de Kodak que ya se vendía con este lema hace más de 100 años. Así que demostrado que de la parte técnica nos podemos olvidar, ahora sólo queda que alguien lance una cámara que directamente piense y encuadre las fotos por nosotros.

Igual es una de las novedades preparadas para algún Photokina de estos.


La Lumix G2, la Canon 5D y otras historias del vídeo

5 julio 2010

Ha sido la comidilla del sector durante esta última semana: un anuncio de la reciente Panasonic Lumix G2 ha sido grabado con una… ¡Canon 5D Mark II!

¿Y cómo ha trascendido este curioso detalle? Muy sencillo. Además del susodicho anuncio también se ha publicado el making-off del rodaje en el que se ve esa SLR de Canon.

En lugar de la Lumix GH1 que, se supone, es competencia de esta EOS, estarán gritando los chicos de marketing de Panasonic mientras buscan algún cuello que rebanar.

El anuncio, por cierto, sigue disponible en Internet pero por lo visto en Panasonic no ha sentado muy bien la polémica porque ese segundo vídeo en el que se ve la Mark II de Canon ya ha desaparecido como por arte de magia. Solo hay una cosa peor que reaccionar tarde… hacerlo mal y en plan dolido, dando así al tema más importancia de la que realmente tiene.

Confieso que yo también abrí mucho los ojos cuando lei la historia por primera vez. Menudo fallo, anda que… en fin, todas esas cosas.

Pero tras comentarlo con Álvaro -compañero de QUESABESDE.COM que se encarga de las pruebas de vídeo- ya no me parece tan sorprendente. Tal vez sí desde el punto de vista de imagen de marca y todo eso, pero no con una perspectiva meramente profesional.

La 5D Mark II se ha convertido en una especie de referente para las producciones más serias entre otras cosas porque ya hay disponibles muchos más accesorios (monitores, micros, sistemas de enfoque continuo, steadys…) para este modelo que para cualquier otra cámara del mercado que graba vídeo HD.

Evidentemente, se trata de una pescadilla que se muerde la cola. Cuanto más extendido esté su uso, más fabricantes habrá interesados en lanzar al mercado accesorios para ella. Y cuantos más complementos, más apetecible resultará la cámara para los usuarios.

Visto así el asunto suena familiar. ¿A qué se debe en gran medida el éxito del iPhone? Exactamente, a la cantidad de aplicaciones disponibles. Hemos llegado a un punto en el que el cuadro de especificaciones resulta sumamente aburrido y lo que la gente quiere es entrar en la tienda de aplicaciones y encontrar miles de opciones.

Con la grabación de vídeo en el ámbiro profesional podría llegar a pasar -si es que no ha ocurrido ya- algo parecido. La cámara y todas sus prestaciones son importantes, pero sólo una pieza más que requiere de un ecosistema de accesorios a su alrededor. El que primero consiga crear esa gama de productos compatibles de terceras marcas será quien arrasará.


Los jueves… foto

17 junio 2010

Akihabara es el barrio más tecnológico de Tokio y, por extensión, uno de los rincones con más geeks por metro cuadrado del planeta.

Entre mercadillos de componentes electrónicos, montañas de gadgets y tiendas dedicadas al manga, una de las estampas más conocidas es el de estas chicas vestidas de forma muy discreta y repartiendo publicidad de vaya-usted-a-saber-qué.

En la mayoría de casos parece no les hace mucha gracia que les plantes la cámara delante. No sé si es una cuestión de hartazgo de los puñeteros turistas y sus cámaras o que tampoco ese es el mejor trabajo del mundo como para que encima se lleven una postal de recuerdo con tu cara.

Pero en este caso no hizo falta recurrir al clásico truco de ir disparando disimuladamente a ver qué sale. Vio la cámara -y al encantador fotógrafo, claro- desplegó el cartelito y posó con su mejor sonrisa.


Los jueves… foto

10 junio 2010

Segunda entrega de la colección de postales niponas. Esta con la nueva Panasonic Lumix DMC-G2 en la zona del templo de Meiji, en Tokio.

Por si las riadas de turistas que suele haber en el lugar no fueran suficiente, esta pobre chica además tuvo que soportar a unos cuantos elementos pululando alrededor buscando esa foto con aires de paz oriental. Lo cierto es que ni se inmutó.